Inicio 
Academia rz tenis
Copa Gamma - Newcombe
Cuotas
Gimnasio
Historia
Consultas
Galería
Interclubes
Avante
Revista Club
Localización
Noticias
Salones eventos
Búsqueda
 

Historia
  Modificado: 22 Mayo, 2012


Historia del Club Tacubaya, ahora Mixcoac

Abr 16, 2005

Enviar Artículo Enviar por correo-e éste artículo
Imprimir Artículo Imprimirlo

Última actualización octubre 23, 2005

 

 HISTORIA DEL CLUB MIXCOAC

 

Los inicios del Club Mixcoac son inciertos. De acuerdo a la información presentada en el libro “México en la Copa Davis 1924-1988”, editado por el Patronato del Tenis Mexicano, el club se integró en 1895 con el nombre de “Tacubaya Lawn Tennis Club” por un grupo de mexicanos que fueron los pioneros de la práctica del tenis entre nuestros compatriotas.

 

De acuerdo a esa fuente en ese mismo año los jugadores del Tacubaya sostuvieron una serie de encuentros de individuales y dobles con el Club Reforma en los que los representantes del primero no lograron ganar un solo set, lo que fué la causa principal de que el club se disolviera pasándose muchos de sus socios al Reforma. De ser todo eso cierto el Mixcoac habría sido el segundo club que se fundó en México, sólo después del Reforma el cual fué acordado en una junta el 20 de Mayo de 1894 y cuyas instalaciones fueron inauguradas hasta el 5 de febrero de 1895. 

 

En caso de que el Club Tacubaya a que se refiere en su texto el Patronato no fuera el ahora Club Mixcoac, la historia de su fundación empezaría según narran los periódicos “El Universal” y “Excelsior” en su edición del domingo 16 de octubre de 1921 y que curiosamente tienen la misma redacción.

 

“Inauguración de un club de tenis.

La ciudad de los mártires no poseía un club de Lawn Tennis. Un grupo de amateurs, venciendo innumerables dificultades logró formar un club de Lawn Tennis que tendrá sus terrenos 100 metros al oriente de la parada denominada Colonia y el que llevará por nombre el de “ Tacubaya T.C.”. Hoy a las 10 de la mañana se efectuará la inauguración privada del citado club, estrenándose 4 de las mesas con que contará el citado club. La inauguración oficial del Tacubaya T.C. se efectuará hasta principios de diciembre.”

 

Esta traducción de un articulo publicado en 1925 por la revista American Lawn Tennis y publicado en 1974 en la revista Tenis Mexicano también se refiere a los inicios del Club.

 

“Hace cosa de tres años, ocho tenistas entusiastas organizaron un club, en uno de los suburbios de la capi­tal, con el nombre de Club de Tennis Tacubaya. La buena organización, la disciplina y el cariño de los organizadores hicieron que el nuevo club adelantara rápidamente, tanto en su aspecto deportivo como económico, al grado de que el Lic. Eduardo Mestre, caballero adinerado y de magnífica posición social, convocó nuevamen­te a los representantes de los diversos clubes, los entu­siasmó con sus proyectos y allí mismo se organizó la Asociación Mexicana de Lawn Tennis, y se comenzaron los trabajos para llevar a cabo el primer Campeonato Nacional de México, en el otoño de 1923.”

 

A continuación se encontramos párrafos de la hoja 1 del libro titulado “Hoy es mañana”, escrito en el año 2004 por la Sra. Carmen Fernández del Castillo, socia del antiguo Club Tacubaya. Agradecemos a su hijo, el Dr. Othón Pérez Fernández del Castillo que nos haya proporcionado este invaluable material en agosto de 2005. Leerlo nos da una idea de lo que el Club Tacubaya y su entorno eran en aquella época.

 

“ESE DÍA MI MAMÁ, desesperada por la sordera de mi sueño, me remueve varias veces para

despertarme. Lo recuerdo bien.

-Mela, despiértate. No te hagas la dormida ¿No vas a jugar hoy? Faltan diez minutos -me dice con tono de regaño-. Ya vienen por ti. Quedaste que a las ocho y faltan diez minu­tos para que llegue Carmelita.

¡Santo cielo! ¿Diez para las ocho? ¿Por qué no me despertaron antes? -me pregunté-. Salía de la inconsciencia pero no abandonaba el reposo de las cobijas que me detenían en su tibieza; sin embargo, en mí siempre ha podido más la obligación. Así, salto de la cama, me pongo una falda tableada, una blusa, tobilleras, tenis y un suéter blancos, me lavo la cara tan rápido como puedo, me cepillo los dientes, apenas me pinto los labios y paso el peine por mi cabello lo necesario para no dar la impresión de que acabo de salir de las sábanas. Oigo que tocan con la mano de bronce el portón. Es Carmela Andrade. Me gritan desde la entrada que me espera. Salgo corriendo y me voy con ella a jugar tenis como todos los miércoles. El Club de Tenis Tacubaya estaba cerca de mi casa, a cinco cuadras. Impensable que fuéramos en coche. En 1928 Tacubaya era un pueblo aún independiente de la Ciudad de México. Casi todas sus calles estaban empedradas, su trazo no siempre era derecho ni regular y había árboles frondosos, sobre todo, truenos y fresnos. Aunque ya se levantaban edificios de departamentos, no mayores de tres pisos, en casi todas las casas había una huerta. Era un pueblo compacto, frutal. La gente se conocía entre sí y no existía el anonimato que hoy domina en la ciudad. Tacubaya contaba con todos los servicios y en sus comercios se vendía de todo, siempre que no fuera algo muy sofisticado. En ese panorama, más provinciano que citadino, no había ni mecánicos ni distribuidoras de coches ni abundaban los autos y, a excepción de lo que era el centro, íbamos a pie a todas partes. Vivía mi familia en Carlos B. Zetina, entre Martí y Progreso, y el Club de Tenis estaba frente a las Bombas de Agua, en la entrada de lo que había sido la hacienda La Condesa y que sufría los trabajos de urbanización y se fraccionaba en manzanas. Varios predios se aferraban a la costumbre sin porvenir de sem­brar y cosechar maíz, a pesar del asfalto de algunas avenidas, de los postes de luz y las zanjas del drenaje. El Club y las Bombas se encontraban al norte de lo que hoy es la embajada rusa, en la confluencia de la calzada de Tacubaya y Juanacatlán.

Hace días fui a la Casa de la Cultura de Tlalpan. Su fachada es la misma que la de las Bombas de Agua: piedra por piedra la cambiaron de lugar. Me parece un desatino ese desarraigo. Mientras la monumental fachada de la Casa de la Cultura resulta hechiza -una zancadilla que los gobernantes le ponen a la historia-, en Tacubaya los cimientos esperan que les reinstalen su tronco. Por algo son inmuebles.”

 

Escrituraciones y Actas Constitutivas.

 

El testimonio de la escritura de constitución del “Club de Tennis Tacubaya, S.A.”, data del 14 de noviembre de 1925, documento en el cual los señores Agustín M. Miranda, Isaac Alfaro, Fernando Vargas M., Alfredo Guichenne y Luis G. Pradillo con un capital constitutivo de 30,000 pesos, oro nacional, fundan una sociedad mercantil con el objeto de cultivar y fomentar el “sport” del “Lawn Tennis”.

 

Vale la pena mencionar que en dicha escritura 6896 de la Notaría Pública 51 se declara que el Club existe de hecho desde octubre del año de 1921, en que diversas personas exhibieron cantidades con el carácter de devolutivas, para cuando el Club hubiere nivelado su presupuesto. De las personas que aportaron dinero algunas de ellas se negaron a recibir en devolución las cantidades aportadas y de acuerdo con las reunión tenida el cinco de enero de 1924 se aceptó traspasar las cantidades recibidas a la cuenta de acciones fundadoras de la sociedad anónima que se constituyera y que quedó dividida en seiscientas acciones pagadoras nominativas de 50 pesos, oro nacional cada una, valor de emisión, de las cuales habría 100 acciones fundadoras. Las personas que tuvieron las acciones fundadoras fueron: Ignacio de la Borbolla, Arturo Imza B., Benjamín Lara, Ramón Llano, Luis Montes de Oca, Luis G. Pradillo e Ignacio Ramírez.

 

Así las cosas el primer Consejo de Administración estuvo integrado por Agustín M. Miranda, Alfredo Guichenne y Luis G. Pradillo, como Comisario propietario se nombró al Sr. Isaac Alfaro, y como Comisario suplente al Sr. Fernando Vargas M.

 

Dicha Sociedad funcionó de acuerdo con sus cláusulas constitutivas y sus estatutos protocolizados en Escritura Pública ante el Notario señor Enrique Morales Goeury hasta el seis de mayo de 1930, en que el Consejo Administrativo, por acuerdo de la Asamblea General de Accionistas reunida el 29 de septiembre de 1929, reformó dichas cláusulas constitutivas y estatutos aumentando el Capital Social con la emisión de una nueva serie de acciones, quedando protocolizadas las reformas, por Escritura Pública ante el Notario señor Federico Ignacio Velázquez con fecha 11 de noviembre de 1929.

 

Entre las reformas se creó un Comité Pro-Terreno con el objeto de pagar oportunamente  los terrenos que se habían adquirido en donde estaba asentado el Club, que anteriormente se arrendaban y que se volvió la primordial preocupación de los socios. El Comité estaba formado por Román Estrada, Ricardo Durón, Ignacio B. Flores, Luis G. Pradillo y Luis Enríquez de Rivera.

 

Como dato curioso en el año 1930 la cuota para damas era de $2.00 y la de caballeros $6.00, siendo las de inscripción $5.00 para ellas y $20.00 para ellos.

 

Es importante mencionar que con la escritura 6540 del 13 de mayo de 1930 la “Compañía Bancaria de Fomento y Bienes Raíces de México, S.A.” vendió al Club por la cantidad de $65,360 la manzana no. 248 de la colonia de la Condesa la cual, con una superficie de 7,262 m2, colindaba al Noroeste en 118 mts. con la calle de Zamora, al Noreste en 75 mts. con la calle de Francisco Márquez, al Sureste, en 76 mts. con la calle de Pachuca y al Sur 86 mts. con la Av. Michoacán. Según dicha escritura el Club debía estar de acuerdo de que se trataba de una zona no urbanizada, que el vendedor no haría urbanización alguna y que además el Club se obligaba a dejar una franja de 15 por 86 mts. sobre la Av. Michoacán que destinaría a jardín.

 

El Club había pagado al momento de la escritura $12,000 y restaban $53,360 por pagarse en ocho abonos semestrales. Sin embargo el Club dejó de pagar en 1932 y en el año de 1933 sufrió una demanda por parte de la propietaria del terreno reclamando el pago de $41,926.00 por concepto de suerte principal, intereses sobre dicha cantidad desde mayo de 1932 hasta la solución del adeudo, y gastos del juicio.

 

Probablemente por eso el Club busca cambiar de dirección en 1934 ó 1935, y mediante la escritura 27471 del 1 de abril de 1935 adquiere del Ing. Fernando G. Capdevielle en $21,000 la casa no. 8 de la calle de Jerez, en Mixcoac, y el terreno de 4,440 m2 que ocupa, colindando al Oriente en 40 mts. con la calle de Jerez, al Poniente, en 40 mts. con las casas 37 y 39 de Augusto Rodín, antes casa no. 53 de la Av. San Juan, al Sur en 111 mts. el predio 17 de Augusto Rodín, y al Norte en 111 mts. con la casa 22 de la calle de Jerez, con el 11 de la calle Privada de Extremadura, y con el solar de la no. 3 de la misma calle. En 1935 se pidieron $7,000 prestados de “Administración de Inversiones, Sociedad civil por acciones, S.A.” mediante contrato de mutuo con interés e hipoteca y escritura 28859 del 22 de agosto de 1935, cuyo destino es incierto, pero probablemente fueron a dar al vendedor.

 

Años después, el 25 de agosto de 1941, con escritura 4330 el notario 42 consigna el contrato de mutuo con interés garantizado con hipoteca que concertan Fernando Lascuráin, Enrique Pinedo Chambón, Carlos Escalona, Ignacio Longares, Jesús Parres, Antonio Ortega y Joaquín Traslosheros como acreedores y como deudora el Club de Tennis Tacubaya, S.A. representada por el Sr. Gonzalo Rosas, por medio del cual la deudora constituye una hipoteca por $5,600 a favor de los acreedores y el “Banco Capitalizador de Ahorros, S.A.” mediante el pago de $10,000 cancela la hipoteca que en la escritura 2301 con fecha 5 de abril de 1937 acordó con el Club. De dicha hipoteca $1,000 corresponden al Sr. Enrique Pinedo.

 

El nombre de “Club de Tennis Tacubaya, S.A.” es cambiado a “Club Deportivo Tacubaya, S.A.” mediante el acta 9386 del 27 de mayo de 1946 en donde también se eligió al Sr. Enrique Pinedo como consejero. La hipoteca de $5,600 fue cancelada el 27 de noviembre de 1947 mediante la escritura 10918 en la que consta que el Club cubre el adeudo mencionado.

 

El 19 de marzo de 1960 en la escritura 26631 el Sr. Enrique Pinedo protocoliza el acta constitutiva y estatutos del “Club Deportivo Mixcoac, A.C.” el cual subsiste hasta nuestros días.

 

 

Datos interesantes.

 

Joaquín Tapia fue campeón del Club en 1931 que por ese año contaba con 180 socios aproximadamente, y como tal era el tercero en importancia en el D.F., y el que más apoyaba los juegos de la Copa Davis. En mayo de 1931 se estrenó una nueva cancha, aunque no se sabe exactamente cuantas tenía, se cree que seis. Para inaugurarla se enfrentó a Eduardo Mestre Martínez contra Manuel Llano, integrante del equipo “Copa Davis”, y se invitó a jugadores del Club Colonia y otros a un torneo de dobles y mixtos, finalizando con un convivio en el kiosko “Ignacio de la Borbolla”. En esa época el Presidente del Club era el Ing. Luis Enríquez de Rivera.

 

 

Personajes destacados.

 

Luis Toussaint Aragón.

A continuación párrafos de “Mis Memorias”, escritas por Luis Toussaint en 1987, a los 88 años de edad:

 

Año 1922.

“Se acaba de fundar por un grupo de entusiastas deportistas, el Club de Tennis Tacubaya, e invitaron a Francisco mi hermano a pertenecer a dicho club. Francisco me invita pero yo no acepto, porque el Tennis me parece un juego para mujeres. Francisco me dice - juega un mes y si no te gusta, lo dejas, y ya.

Así lo hice, y me convenció, y me quedé por fin a jugar.

El Tennis es un juego difícil, y hay que practicar mucho para llegar a decir ya juego Tennis.

 

En el club de Tennis Tacubaya hicimos muy buenas amistades que conservamos muchos años. La familia Llano, Ramón, Manuel y Pekín, Don Luis y Elenita Pradillo, Enrique Gutiérrez, los hermanos Montes de Oca, Manuel García, Joaquín Traslosheros, los hermanos Malvido, Beatriz amiga muy querida, Mela Andrade, Juan Durán y sus sobrinos los Rickards, Pepe García Barrueta y otros más. Mr. Day y el Ché Lara, muy buen amigo. El Tennis fue un lazo de amistad y unión que duró más de treinta años; y que al pasar los años conservamos recuerdos inolvidables.”

 

“Un día al medio día al pasar frente al balcón de nuestra amiga Beatriz

Malvido, me detengo a saludarla y me dice que vamos a tener un Round Robin

en el Club, y que acaba de entrar al Club, Nora Goribar y no tiene compañero,

y si usted querría ser su compañero. Le dije que no, pues no estaba dispuesto

a ser recogedor de bolas... me convencieron que debía jugar ....Al pasar otra

vez por el balcón de Beatriz, le dije que si jugaba.”

 

“El deporte del Tennis es un buen ejercicio, es difícil pero muy entretenido y además se presta para hacer muy buenas amistades. Vamos a jugar algunas veces en las mañanas antes de ir a trabajar, pero los sábados en la tarde y los domingos en la mañana son obligatorios.

La asistencia al Club nos da oportunidad de conocer y tratar a otras personas. Con los nuevos amigos pasamos ratos muy agradables y además disfrutamos de un bonito deporte como lo es el Tennis.”

 

Cuando Nora y su familia regresaron de los Estados Unidos, tuvo su primer empleo impartiendo clases de inglés en Tacubaya y además asistía en las tardes a la escuela de Artes y Oficios ubicada en Parque Lira, donde en compañía de las niñas de sociedad recibían clases de repujado en piel, bordado y tejido en mimbre. Con motivo de mi cumpleaños Nora me regala un cofrecito forrado en piel y repujado, muy artístico. A mi me llama la atención el tejido en mimbre y quedamos en que ella me enseñaría lo que a ella le fueran enseñando y así le hicimos. La profesora era la Sra. Sterling.

 

Luego de comprar el mimbre y los demás artículos para la hechura, la construcción es sencilla, el armazón de madera se impregna de pegamento y después se va entorchando con la fibra previamente remojada en agua y esperar que se seque y una vez seco queda muy bonito.

 

En una ocasión fui a la caja de la Loteria y encontré al carpintero que hacía las bolas para los sorteos, le pregunté que hacía con las bolas defectuosas y me dijo que simplemente las quemaba, le ofrecí corrprárselas para el adorno del jueguito de hall que estábamos haciendo y asi las montamos una por una entretejidas con el mimbre.

 

Como ya estábamos en planes de casamiento y jugando Tennis, se me ocurrió hacer un perchero con tres raquetas que ya no usábamos haciendo juego con los demás silloncitos y un par de pequeñas sillas.

 

Dibujo original del perchero

 

Perchero en su estado actual

 

La venta del terreno de la Condesa resulta un buen negocio porque con el porte y dinero en efectivo pudimos encontrar un terreno muy bonito y de buenas dimensiones en la calle de Jerez en Mixcoac, mide 4000 Mts y tiene una casa en buenas condiciones fácil de adaptar para el Club House y pueden hacerse instalaciones sanitarias y baños de regadera para damas y caballeros Ricardo Durón y yo fuimos los encargados de medir y trazar las canchas, cupieron muy bien cuatro, con suficiente patio, luego se procedió a las obras de adaptación de la casa, poner los baños y el Back Stop y principiar a sembrar pinitos y hacer la obra de adorno y arreglo del jardín. Cuando estuvo listo hicimos la inauguración con la asistencia de todos los socios e invitados de otros clubes, la fiesta resultó un éxito. En éstas condiciones Nora y yo volvemos a jugar juntos y podemos llevar a los niños todos los domingos. El club nos queda a unas calles por lo que vamos a jugar con más frecuencia.

 

Párrafos sustraídos de “Mis Memorias”. Escritas por el Sr. Luis Toussaint Aragón a los 88 años de edad. (1987). Agradecemos al Lic. Mauricio Toussaint Goríbar que nos haya proporcionado esta valiosa información  y el perchero en el año 2004.

 

Luis G. Pradillo S.

Fué uno de los personajes más activos e importantes en la historia del club. Fué socio fundador del Club, así como miembro de la primera mesa directiva de la Asociación Mexicana de Lawn Tennis (origen de la Federación Mexicana de Tenis). Como miembro del Comité Ejecutivo de la AMLT, en el programa oficial del Campeonato de Tenis de México editado en 1925 aparece como en los siguientes cargos: Secretario, Secretario del Sub-Comité de Clasificación, del Sub-Comité de Tennis, y miembro del Sub-Comité de Reglamentación. A la fecha existe en las instalaciones del club una placa fechada en 1931 con motivo de su fallecimiento.

 

Eduardo Mestre Ghigliazza.

Fundó en 1922 la Asociación Mexicana de Lawn Tennis, en cuya primera directiva figuraban él como Presidente, Ignacio de la Borbolla como VicePresidente y Luis G. Pradillo, también socio del Club, como secretario. También organizó el primer Campeonato Internacional de México en 1923, y en 1924 inscribió a México por vez primera en el tenis Olímpico de París y en la Copa Davis. De acuerdo al Prof. Esteban Reyes, jugaba junto con toda su familia cada domingo en el Club y posteriormente se cambió al Deportivo Chapultepec, en donde ocupó la Presidencia por 15 años.

 

 

Jugadores destacados.

 

De acuerdo al Sr. Enrique Pinedo se iniciaron y consagraron en el Club figuras como Aurora Legorreta (viuda de Medellín) quien fuera campeona nacional de 1937 a 1944 y representó a México en el Torneo Panamericano de 1945. Rosario Loyola de Zarazúa quien ostentó la corona nacional de dobles en 1939 en compañía de Rebeca López Llera.

 

Mela Ramírez de Castro se inició en el Club, saliendo de allí como campeona juvenil, y posteriormente primera mexicana en ganar el “Orange Bowl” y campeona nacional más que ninguna otra jugadora a la fecha, en nueve ocasiones. Igualmente su hermana, Yola Ramírez de Ochoa se inició en el Club y salió siendo campeona infantil, convirtiéndose después por varios años en la 5ª. raqueta del mundo, ganadora del dobles de “Roland Garros” en 1956, y finalista en singles de dicho evento en 1959 y campeona de mixtos. En 1961 llegó a semi-finales del Nacional de Australia. Ingresó al salón de la fama de CODEME en 1982, en 1986 al salón de la fama en Wimbledon, y en 1987 al Salón de la fama de la CONADE.

 

Años más tarde Lourdes Góngora triple campeona del País en 1968 y de dobles en cuatro ocasiones consecutivas, sumando además la corona de dobles del torneo internacional de 1969 y obteniendo el 4º lugar olímpico en 1969. Cecilia Rosado, campeona nacional juvenil varios años y 3ª en el ranking abierto. Alina Pinedo quien fue campeona nacional de singles en 15 años, subcampeona en 18, y campeona en 21 años. Campeona nacional de dobles de Primera Fuerza con Yolanda Ramírez en 1963 y después también con Lulú Góngora; Campeona del torneo del Distrito Federal de Primera fuerza; Siempre con Lulú Góngora, campeona internacional del Torneo de San Luis Po­tosí, ganado en varias ocasiones, y campeona del Torneo Inter­nacional de México. Luego fue campeona nacional varias veces en las catégorías de 35, 40 y 45 años y mayores.

 

En el Club se dió a conocer como jugadora y maestra Nancy Realme, campeona bajo techo de los EUA en 1957. Ileana Pinedo, que alcanzó las finales de dobles del DF y Nacional en 1963.

 

Rubén Zárate Valtierra, campeon nacional de segunda fuerza y campeón del Estado de San Luis Potosí. Manuel Gallardo, considerado el 5º. Jugador de México y que fue sub-campeón nacional de dobles.

 

 

Consejos de Administración.

 

Primer Consejo de Administración Club de Tennis Tacubaya 1925

Agustín M. Miranda, Alfredo Guichenne y Luis G. Pradillo

Comisario propietario                                 Isaac Alfaro

Comisario suplente                                     Fernando Vargas Morán

 

Club de Tennis Tacubaya 1929-1931

Presidente                                                  Ing. Luis Enríquez de Rivera

Tesorero                                                    Luis G. Pradillo

Secretario                                                   Ricardo Durón González

Capitán de Campo                                     Luis Román Estrada

Encargado de la Administración                  Dr. Ricardo Alvarez

Vocales                                                      Gral. Ignacio B. Flores, Dr. Benjamín Lara

Comisarios                                                 C.P. Fernando Vargas Morán, C.P. Isaac Alfaro

 

Club de Tennis Tacubaya 1933-1934

Presidente                                                  Lic. Miranda

Secretario                                                   Ricardo Durón González,

Miembros                                                   Celestino Rojo, José María Zarazúa,

                                                                  Guillermo Echenique, Benjamín Lara

1er. Vocal                                                  Ramón Llano

 

Club de Tennis Tacubaya 1934-1935

Miembros                                                   Fernando Lascuráin

Miembros                                                   Ricardo Durón González,

Miembros                                                   Celestino Rojo, José María Zarazúa,

                                                                  Román Estrada, Benjamín Lara

 

Club de Tennis Tacubaya 1941 (Electo Septiembre 5)

Presidente                                                  Gonzalo Rosas

 

Club de Tennis Tacubaya 1946

Presidente                                                  Rafael Guerrero Barreiro

Secretario                                                   Luis Avila

 

Club Deportivo Tacubaya 1946

Miembros                                                   Enrique Pinedo Chambon,

Miembros                                                   Ignacio Longares, Joaquín Traslosheros,

Miembros                                                   Celestino Rojo y Rafael Torres Padilla

Comisario propietario                                 Rafael Guerrero Barreiro

Comisario suplente                                     Fernando Lascuráin

 

Club Deportivo Tacubaya 1956

Presidente                                                  Enrique Pinedo Chambon,

Secretario                                                   Francisco Tostado

 



Arriba

Historia
* Historia del Club Tacubaya, ahora Mixcoac
* Trayectoria de Jugadores en Copa Federación, Copa Davis o Gran Slams